sábado, 28 de abril de 2012

REFLEXIONES SOBRE EL PROYECTO

Espero que con esta reflexión sobre la propuesta sea capaz de explicar todas las intenciones que se 'cuecen' en mi cabeza, o al menos transmitir esa emoción que creo que todos tenemos con nuestro proyecto y a veces no conseguimos reflejar en los planos. Ahí va...


En primer lugar, me gustaría que mi proyecto fuera un proyecto con vida, es decir, un conservatorio y una plaza donde fuera agradable estar y sobretodo donde la gente se sintiera envuelta en una atmósfera musical e inspiradora que les empujara a sentir la música, estudiarla, escucharla y disfrutarla. Por otro lado, me parece vital que además el proyecto funcione, tenga un uso real y apropiado al programa que se pide, ya que al fin y al cabo es algo clave para que todas esas intenciones se cumplan y tengan sentido.
Para ello, estoy intentando que la relación con el entorno y su implantación sea correcta. Desde mi aproximación es muy importante el contacto con la Postdamer Platz, cómo se percibe el proyecto desde allí, cómo se lleva a cabo esa aproximación, cómo se establece una conexión visual y una tensión con el Tiergarten, al igual que la relación con las vías y edificios que delimitan el solar (conexiones transversales, altura de la edificación, el Sony center…). Intento que la plaza y el conservatorio sean una transición entre todo esto, algo discreto, pero también con fuerza, que te conduzca al parque y permita disfrutar de ello al mismo tiempo que te ofrezca un lugar alternativo donde estar y contemplar la escena urbana.

Al formalizar todas estas intenciones e ilusiones por conseguir algo que respondiera a todas estas inquietudes y análisis, basé la propuesta en llevar unitariamente la idea de lo que he llamado ‘cráteres de música y de luz’. Creo una tensión que parte suavemente de la Posdamer Platz y va elevándose hacia el Tiergarten, que va conformando en la plaza distintos graderíos y cráteres que permiten por un lado ir configurando distintos ámbitos interesantes dentro de la plaza y a su vez unas conexiones interior-exterior y viceversa de las que emana la esencia del proyecto, la música. Estos cráteres van asociados a las diferentes partes del programa y van creando una red de ‘núcleos de centralidad’ que estructuran todo el proyecto y en torno a los cuales se va albergando el programa.

Mediante esta idea arquitectónica intento y creo responder a mis intenciones, ya que pienso que estos cráteres tienen esa fuerza que puede darle atractivo y uso a la plaza, que realmente mediante ellos creo sumideros y emisores de música desde el interior hacia el exterior, y organizadores del espacio, y que todo ello puede ser inspirador tanto para el visitante de la plaza como para los músicos que están trabajando allí. Puede llegar a ser una plaza con vida, que no rompe con la tensión entre la Postdamer Platz y el Tiergarten, sino que la potencia.

Además esta formalización es capaz de albergar el programa con naturalidad, ya que esa red de cráteres me permite generar focos y espacios centrales que organizan y conectan con fluidez el resto del programa, que se sitúa en torno a ellos. En realidad esos cráteres son lo más importante del proyecto y creo que por su naturaleza se consigue que sea así. Y todo esto responde tanto al exterior (conservatorio) como al exterior (plaza de la música).

Con todas estas reflexiones de base, por supuesto creo (o al menos eso intento) que mi idea arquitectónica es interesante. Pienso que se crean unos espacios con mucha riqueza y que realmente a los berlineses les agradaría acudir allí ya que se proponen alternativas a lo que hoy en día existe en esa zona. Desde mi punto de vista no es un proyecto que rompa con ese enclave, ya que es algo bastante sutil (aunque a la vez con fuerza) que le da escala al lugar y también equilibrio, al ser un punto de unión y transición tanto transversal como longitudinal, y que le proporciona al solar un uso real a la vez que estancial que permite aprovecharlo en su plenitud y no ser meramente de paso como lo es en la actualidad. Además creo que todo esto añadido a la atmósfera musical y vibrante que se podría crear allí ¡lo haría aún mejor!

martes, 6 de marzo de 2012

PENTAGRAMA_Entrega 5 marzo

http://elenaisabelcerro.blogspot.com/
http://emvicente.blogspot.com/

Entrega de grupo, con la conclusión de los análisis, desarrollo de la idea y propuesta final.



viernes, 10 de febrero de 2012

Auditorio, Teruel, 2007. BBarquitectes, PBA, Tirwal Técnica.

Se proporne un edificio compacto de geometría cuadrada, en forma de mirador a poniente, y me interesa cómo resuelve la conexión urbana a través de un vaciado que aglutina el programa. El edificio se eleva al sur para formar la fachada de la plaza, usando unos materiales que reflejan la ciudad. Una conexión vertical interior resuelve el desnivel, de 22m.




IRCAM, París. Piano y Rogers

El IRCAM (Institut de recherche et coordination acoustique/musique) es un instituto de investigación sobre acústica y música, en París. Fue fundado por Pierre Boulez y ampliado posteriormente por Richard Rogers y Renzo Piano.

En primer lugar es un proyecto interesante porque está prácticamente enterrado en su totalidad, permitiendo la creación de una plaza pública. Por otro lado, consta de espacios transformables y multifuncionales muy interesantes para la investigación, creación y reproducción acústicas.






miércoles, 8 de febrero de 2012

Órgano Marino, 2005, Zadar (Croacia). Nikola Basic.

Aunque este proyecto no es una plaza propiamente dicha, sí que me parece interesante como se ha concebido un espacio público que reinterpreta el paisaje límite de la ciudad de Zadar y lo enriquece y transforma a través de la música que se crea íntimamente ligada a él.

Construido en roca caliza, suena con el vaivén de las olas del mar y la entrada del agua y del viento en sus conductos. En la piedra fueron talladas válvulas por las que entra y sale el agua, cuyo movimiento empuja el aire que es expulsado por 35 tubos desplegados a lo largo de la costa. El sonido depende de la velocidad y empuje de las olas, siendo distintos en función de la fuerza del mar. Las armonías son pues aleatorias, pudiéndose escuchar los constantes cambios de sonidos creados por la energía del mar.